Otras deducciones fiscales

El autónomo a la hora de iniciar su actividad se plantea en numerosas ocasiones qué gastos son los que puede deducir en su IRPF y, lo más importante, desde cuándo puede deducírselos.

Entre las últimas novedades que establece la Dirección General de Tributos (DGT) ha establecido la posibilidad de poder deducir gastos y/o inversiones anteriores al inicio de la actividad económica o profesional, siempre y cuando, se apliquen dichos gastos a la actividad futura, por lo que han de considerarse deducibles. Identificamos:

  • Pago fianza o arrendamiento.
  • Gastos de reforma.
  • Compra bienes materiales (maquinaria, existencias…).

Toda deducción fiscal siempre está condicionada a que queden, convenientemente justificados mediante el original de la factura o el documento equivalente y registrados en los libros-registro obligatorios. Pero qué ocurre con los gastos de dietas, combustible, parking, peajes, etc.

Gastos de comida

Según el artículo 28.1 de la Ley 35/2006 de 28 de noviembre del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, la determinación del rendimiento neto se realiza conforme a las normas del Impuesto sobre Sociedades (IS). Según el Impuesto sobre Sociedades los gastos de desplazamientos se consideran deducibles si son necesario para el desarrollo de la actividad económica.

Gastos de combustible, de peaje y de aparcamiento en parkings públicos.

La deducibilidad de la naturaleza de estos gastos está condicionada a que el vehículo que los origina esté afecto a la actividad económica.

No se entenderán afectados los que se utilicen, simultáneamente, para actividades económicas y para necesidades privadas salvo que la utilización para estas últimas sea accesoria y notoriamente irrelevante, entendiendo como uso irrelevante el que se produzca en días u horas inhábiles. Los bienes afectos deben figurar en la contabilidad o registros oficiales de la actividad económica.

Gastos de vivienda

La normativa del IRPF permite la afectación parcial de elementos patrimoniales divisibles, siempre que la parte afectada sea susceptible de un aprovechamiento separado e independiente del resto. Esto supone que el contribuyente podrá deducirse los gastos derivados de la titularidad de la vivienda en proporción a la parte de la vivienda afectada y a su porcentaje de titularidad en el inmueble referido. Si la vivienda fuera arrendada, podrán deducirse los alquileres en la misma proporción.

Los gastos derivados de los suministros (agua, luz, calefacción, teléfono, conexión a Internet, etc.) serán deducibles cuando los mismos se destinen, exclusivamente, al ejercicio de la actividad.

Gastos de libros y ropa

En lo que respecta a las compras de libros y ropa, ambos gastos se consideran fiscalmente deducibles cuando vengan exigidos por el desarrollo de la actividad. La ropa deberá ser específica (uniformes, ropa de protección…).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies